ESTAR QUEMADO. SÍNDROME DE BURNOUT

27.06.2018

ESTAR QUEMADOS EN LA EMPRESA: EL SINDROME DEL BURNOUT

El concepto de burnout o "estar quemado" en el trabajo, se refiere a un conjunto de síntomas caracterizados por cansancio, fatiga, agotamiento, crisis de ansiedad, debilidad, hipersensibilidad, insomnio, desórdenes metabólicos, sentimientos persecutorios, pérdida de concentración... Es importante indicar que cualquier trabajador es susceptible de perder el entusiasmo, la motivación, porque, además de cuestiones individuales psíquicas desde la idiosincrasia de cada cual (ahora veremos a qué nos referimos con esto), también está cómo los superiores fomentan la motivación y la energía necesarias a sus subordinados , y esto tiene muchísimo que ver con la afectividad y la grupalidad, a parte del incentivo económico.

En cuanto a las cuestiones individuales ¿cómo puede llegar uno a sentirse "quemado"? ¿De dónde procede? El síndrome de burnout tiene que ver con la frustración, esto es, está en relación con el yo ideal, y el ideal del yo.

El yo ideal es esa imagen que uno se forja en la infancia y que también está relacionada con las relaciones parentales y que es impulsada por la idealización. Acontece también en el enamoramiento, donde tiene que ver con una necesidad narcisista, como de completud, como una necesidad afectiva.

Para ello, hay que tener en cuenta cómo es la relación con la empresa, la relación con el puesto que desempeña y cómo estos a su vez se articulan en la posición de esa persona ante sus ideales. ¿Entran en el orden de la queja? ¿sabe cuál es su función a pesar de la exigencia externa? ¿Tiene claro el nivel humanamente posible de rendimiento? Cuidado, porque a veces se puede caer en esa figura de "héroe", de salvador/a de esa familia actualizada en el presente en la empresa y llevar una carga demasiado pesada. Hay que tener claro este punto, puede que sea la empresa la que tenga problemas con los niveles de producción, no el trabajador. Es diferente pensar que la causa es de uno que un problema con los objetivos reales de alcance desde otros puestos. También hay que tener en cuenta que no coincide jamás lo ideal con lo que se obtiene, pero ese es el hueco desde donde se relanza el deseo, el movimiento esa tensión necesaria para el movimiento y la transformación, a la que hay que ponerle palabras, que son las que van a nombrar la realidad. Los deseos que no se pueden nombrar no existen, pueden llegar a entrar en calidad incluso de resistencia .

El ideal del yo tiene que ver con satisfacer para ser considerado valioso una demanda de la moral, tiene más que ver con el superyo, con el ideal de lo que está bien, lo que está mal. Y ya sabemos, desde el campo psicoanalítico, que todos abrigamos pensamientos y deseos que serían fuertemente rechazados. Ciertos posicionamientos en el trabajador pueden estar en el orden del "castigo" por esta cuestión. "Machacado/a" en el trabajo es como se satisface esta demanda, este castigo. Y ojo, también puede haber un goce en el masoquismo. Es una cuestión muy compleja.

En cuanto a las cuestiones que tienen que ver con el desarrollo organizacional y de los superiores, es importante considerar que el ser humano necesita desear, generar el deseo entre trabajadores, la sensación de que está aprendiendo, rejuvenece. Para ello es muy importante la formación. En un capítulo de El Capital, de Carl Marx, hablaba un obrero de cómo, al llegar a la ciudad y progresar en varios puestos diferentes de trabajo, pudo ver la diferencia, de manera metáforica e irónica, la diferencia entre ser un molusco y un ser humano (refiriéndose al trabajo anterior alienado que venía realizando en otra fábrica). Fomentar esa ambición y el trabajo que conlleva su realización pondrá en juego también las relaciones transferenciales entre los trabajadores, mandos intermedios y superiores, convirtiéndose en un engranaje de producción.


CASO

Empresa con varias sucursales en toda España, con una plantilla total de unos cuatrocientos trabajadores, acude uno de los responsables de una de las sucursales demandando un curso de formación para la motivación de sus empleados. Trabajan como técnicos en comunicaciones y son frecuentes sus quejas de estar quemados del trabajo, contestaciones con tintes de agresividad con sus superiores, desánimo y comenta que han incrementado recientemente los accidente laborales (en los desplazamientos con el vehículo de la empresa han habido varios accidentes, caídas en los lugares donde realizaban los trabajos, errores que podrían calificarse de "tontos"...) y las bajas (por ansiedad principalmente).

En la auditoría emocional detectamos la imposibilidad de la persona responsable en gestionar los niveles del producción , el reparto del trabajo y los tiempos. Sus superiores le exigían un nivel de productividad determinada, pero la realidad mostraba la imposibilidad en los tiempos con el consiguiente malestar y exigencia para con los trabajadores. Conllevaba tener que trabajar más horas que las estipuladas y, aunque eran pagadas, no eran recibidas con agrado.

Se estableció una dinámica grupal con los trabajadores donde pudieran hablar abiertamente con el coach psicoanalítico y destapar de esa manera la "olla" donde se encontraban fantasías de ruina, de hostilidad, desmotivación por el futuro... y donde se pudo ir trabajando la manera de establecer un diálogo con su superior. Éste entró en análisis personal, y pudimos transformar su posición personal ante su función. Tenía cuestiones solapadas con alcanzar el ideal que sus padres siempre habían querido de él. Era una persona muy exigente , le perseguía el ideal de ser el mejor de una familia de tres hermanos. La desgraciada muerte en un accidente de tráfico de uno de sus hermanos le hizo caer en un periodo de depresión años atrás. Confiesa que cada vez que un empleado tenia que desplazarse a un lugar más lejano, entraba en preocupación constante, y que cuando alguno había tenido algún accidente, entraba en un ataque de angustia. Había desplazado hacia los trabajadores lo que había acontecido con su hermano, y repetía esa hostilidad encubierta, deseos de muerte (que alguna vez han abrigado todos los hermanitos mayores hacia los más pequeños) transformados en síntomas (recordemos que estamos hablando de la novedad que nos trae el Psicoanálisis que es el inconsciente, donde se encuentran los afectos reprimidos). En lugar de poder canalizar los celos y la envidia que le aquejaban de forma inconsciente, se reflejaba en su ineptitud en manejar las situaciones de reparto de las funciones, nivel de trabajo y tiempo. Su moral le castigaba a su vez por abrigar esos afectos imperceptibles para la conciencia.

Pudo desarrollar su puesto adecuadamente y la sucursal mejoró en un nivel notorio, de manera que lo felicitaron al tiempo de su buen desempeño laboral.

BLOG, PSICOLOGÍA TRABAJO, PSICOANÁLISIS, BURNOUT, ESTRÉS, EMPRESA, SALUD, PSICOANALISTA, BIENESTAR, TRATAMIENTO, TERAPIA, ANSIEDAD, DECAIMIENTO, ESTAR QUEMADO, AYUDA PROFESIONAL